sábado, 16 de junio de 2012

Por esta vez abandono el camino fácil

¿Sabes? Debería confesarte que aún sigo esperándote entre las sábanas de mi cama con el olor de tus recuerdos, o que sigo pensando en ti las 24 horas del día, incluso que las noches de fiesta sigo usando aquel maldito pintalabios rojo Channel con la esperanza de que cuando salga el sol esté en tus camisas blancas y no en mi boca. Pero he decidido que voy a tirar las sábanas a la basura, que voy a dedicar al menos un minuto al día a pensar en mí y que el pintalabios le voy a perder en cualquier camisa blanca que no sea la tuya. Porque confesártelo sería demasiado fácil y tú me enseñaste que lo que vale la pena es lo difícil.


1 comentario:

  1. ooooo por Dios!!! me encanto tu texto, así es como se habla.

    ResponderEliminar